Monthly Archive for July, 2011

Messi Apatrida

Ramon Besa sobre Messi y la Seleccion Argentina:

A ojos barcelonistas, Messi juega en el Camp Nou y vive en Rosario, o al menos actúa como un ciudadano argentino. Únicamente tiene sentido en la cancha. Así que se trata de interpretar su juego para que sea feliz. Nadie le ha entendido mejor que Guardiola. El técnico le mima como un niño, justo lo contrario de cuanto ocurre en Argentina, país en que le toman por un adulto y le juzgan como un apátrida. El juego del Barça consiste en hacer llegar el balón a Messi en las mejores condiciones. Argentina, en cambio, no sabe cómo darle el balón porque piensan que su bota está cosida a la bola.

Barcelona es mejor equipo de fútbol que la selección Argentina. Son la base de la selección española, la campeona del mundo. Para tratar de parecerse al Barsa Argentina se ha metido en un laberinto táctico que nadie comprende. Funciona mejor un 4-2-3-1 que un 4-3-3. En esos cinco del medio campo hay mucho para escoger. Pero la mente y la terquedad del técnico no dejan ver lo que parece evidente desde afuera.

Pero hay que decidirse. Si cuando Messi juega con Barcelona es el mejor jugador de fútbol del mundo, de qué manera es injusto pedirle que cuando juegue con Argentina también lo sea?

Carlos Bilardo en entrevista para El Pais

Carlos Bilardo en entrevista para El Pais:

En la temporada anterior [Sevilla se salvó] del descenso por un punto. Mire los datos y la primera vuelta había sido muy buena y la segunda, muy mala. ¿Sabe por qué? En la segunda parte del curso en Sevilla hay cuatro fiestas: la semana santa, la fiesta de abril, la otra y la otra… Yo a los jugadores les dije: “No hay fiesta, se acabó”. Perdimos la clasificación para la Copa europea el último día en el último minuto. A mí me entendieron bien en Sevilla. Pero había una cosa que me molestaba: los jugadores siempre tenían prisa para irse al vestuario tras el entrenamiento. Había uno que era un avión. Un día pité el final de la práctica y salió como siempre. Fui a los vestuarios, dejé que se bañara y, cuando estaba sequito y casi vestido, le dije: “Vístete que nos volvemos al campo, que se me olvidó una cosa”. Le hice patear al arco desde la raya de área chica. Me entendió. A partir de ese día, cuando yo decía se terminó, él iba despacito, caminando.

Y sobre Messi:

Yo creo que Messi no se dio cuenta de lo que es, de lo que representa. Vamos a Japón, a Sudáfrica, a Catar y es ¡Messi, Messi, Messi! Pero es un chico muy modesto, muy tranquilo, muy bueno, de familia. Por eso los compañeros le quieren tanto, porque él no se siente más que nadie.

Pienso que eso es verdad, pero al contrario de todo el mundo yo lo veo como un defecto. El talento es incuestionable pero para ser (más) grande en el fútbol hay que ser arrogante, malacarudo, un chico malo. Mire los grandes del fútbol moderno y del de antes. Cuántos tipos modestos y tranquilos puede contar? Pele, Maradona, Cruyff, Zidane. Todos con temperamentos pesados. En el barsa la mala cara la hacen los demás, en Argentina todos esperan que Messi sea el héroe siempre y no solo por las gambetas. Y todavía nada.

Hugo Sanchez vs Venezuela

Hugo Sánchez en Univision:

¿Es que acaso es mentira que históricamente los venezolanos han sido mediocres?

No, no es mentira. Igual los venezolanos están todos ofendidos con Sánchez y amenazan con declararlo persona no grata.

Cero Cero

Blatter, Platini, yo sé que leen este blog. Aquí les va una propuesta. En los partidos que queden empate, cero a cero, ninguno de los dos equipos se lleva un punto. Ambos se llevan cero puntos, es decir, nada. Pudieramos extenderlo a todos los empates pero eso fomentaría la especulación resultadista de equipos menores o débiles. Por ahora mi problema es con el cero a cero. Un empate así, nadie gana nada y todos igual para su casa. Me ofrezco a ir a la Fifa y presentar la propuesta formalmente. Tengo una presentación en Powerpoint lista y todo. Espero su respuesta.

Torcidos

Hay satisfacción mayor para un hincha del fútbol que ver sufrir a Brasil. Lo dudo. Es el deporte preferido de todos. Verlo empatar contra Venezuela el otro día, un partido que debió ganar por goleada. Por goleada de escandalo. Pero fue empate y al final todos molestos. Hacia el camerino Neymar y el DT venezolano casi se van a los golpes.

Yo me acuerdo cuando Venezuela era malo, malisimo. Era la cenicienta de suramerica y tales y todo el mundo le ganaba. Lo recuerdo bien porque Colombia era más o menos igual aunque un poquito mejor. Hubo un tiempo, antes de la gloria de los noventa, en que nuestra única esperanza real era ganarle a Venezuela. Eran nuestros clásicos. Pero a ver si nos dejamos de joder. Cada vez que un narrador de fútbol dice que Venezuela está “en proceso de crecimiento” o que “ha avanzado mucho” un ángel pierde las alas. Porque la verdad es que no. Un proceso de crecimiento que dure cien años no es ni lo uno ni evidencia de lo otro. Es suficiente con tener que aguantar el desmadre de lo politicamente correcto a donde uno va. Venezuela, el día en que empieces a jugar fútbol sin meterte atrás y sin esperar un mál día del rival para sacar un resultado, ese día serás un equipo. Por ahora no clasificas ni a animador de la fiesta.

Si, estoy un poco amargado hoy. Se nota?

Ya no me voy, seria injusto

A mis amigos de otras partes les explico que el bolillo Gómez es lo más parecido que tenemos en Colombia a José Mourinho. No tanto por la obsesión fría y calculadora de sus tácticas de juego sino más bien por sus fantásticas ruedas de prensa maquiavelicas antes y después de los partidos. Primero el bolillo nos había alegrado a todos diciendo que se iba si el equipo no pasaba de la primera ronda. Lo que a los hinchas nos imponía un dilema mayor: desear que se vaya el tecnico era entonces desearle un desastre al equipo.

Luego Colombia le ganó a Costa Rica por uno a cero. Y entonces bolillo echó “reversa para atrás” ya que sería “injusto” abandonar al equipo cuando los partidos (y los torneos) son tan dificiles. Los más cinicos (como yo) interpretamos el mensaje literal. Sin el bolillo que nos defienda de todos los males nos podemos ir olvidando del éxito futuro. Sería injusto pensar que podemos vivir sin nuestro dt paisa egolatra.

Es imposible odiar al bolillo, eso si. A pesar de que lo natural siempre es criticarlo. Porque el equipo colombiano ilusiona pero no convence. Parece tan bueno en el papel que lo menos que esperamos es que aplaste al rival. A Costa Rica le ganó con un solitario gol, golazo, de Adrian Ramos. Pero pudieron, debieron, ser más. Más fácil hacer los goles desde un blog que nadie se engañe. Es imposible odiar al bolillo porque parece uno de nosotros. El otro día explicando un poco el juego dijo que Colombia se caracteriza por el control del balón, esa es una parte fundamental para el equipo, y en eso se le pudo haber “impuesto” a Costa Rica. Luego aclaró: “No sé si dice así — impuesto, no sé si lo dije bien”. Tranquilo bolillo, nosotros tampoco.

La mano de Messi

La víspera la habían recibido con calma. Sobraba confianza en el grupo, uno muy unido, muy convencido de su propia habilidad. Los que tienen memoria recuerdan esta pelicula de siempre con la selección Argentina. Pasó justo antes del mundial cuando las declaraciones de jugadores y técnicos dejaban ver un optimismo sin control. Este grupo está para grandes cosas, era el consenso. Messi, la estrella de todos, le había dicho al diario Olé que estaban en un punto genial para empezar la Copa América. Habló bien de todos sus compañeros, estuvo de acuerdo con que el juego del equipo se debía parecer al del Barcelona y, cómo no, que en su futuro se veía levantando una copa del mundo.

Si el partido inaugural que se jugó hoy, el que Argentina y Bolivia empataron a uno, es un indicador del estado actual de las cosas, parece que para ganar la susodicha copa habrá que convencer a la cúpula de la selección española que se nacionalice en pleno y pronto, o, que se yo, convencer a la presidenta que cambie los colores de la bandera aunque sea en calidad temporal para que la selección juegue de azulgrana y darle clases a los jugadores para que imiten a Iniesta o a Xavi o tan siquiera a los centros de Alves.

O, que se yo, optar por algo menos dramático que lo que vendió el DT Batista hoy, que en el partido primero, el que hay que salir a ganar desde el primer minuto, no se puede salir con un medio campo hecho por Banega, Mascherano y Cambiasso frente a una selección temerosa y varios escalones de talento más abajo, diferencia que hace que de esos tres me sobran dos, una particularidad agravante teniendo en cuenta que en el banco de los suplentes estaban Di María (imprescindible en el Real Madrid de Mourinho) y el Kun Aguero (por el que se pelean los grandes de Europa y a la postre el anotador del empate) y ni digamos nada de Higuaín que parece no tener cupo en un equipo que lo pide a gritos, o, bueno, Pastore, en otra época indispensable en el planteamiento (pre)mundialista de Maradona. En su lugar tuvimos a Lavezzi, la apuesta terca del técnico que lo mandó a la guerra ante la incredulidad y el fastidio de la opinión deportiva, inconformidad a la que los nervios y él terminaron dando la razón.
Tal vez Argentina sea mejor cuando abandone esta dependencia reciente por la generación campeona del 86. Tal vez haya que dejar esas glorias en el pasado y mirar lo que hay. Y lo que hay es que a Bolivia no le han podido ganar, así los bolivianos se hayan encontrado con un “gol de mierda”, que es como lo ha descrito el inconsistente Messi. (Los goles de mierda también valen, y los defensas que no son de mierda nunca intentan parar una pelota como lo intentó hacer Banega en esa jugada, unas por otras).

Solo espero que esta reconciliación con el buen fútbol les llegue más tarde, después de que hayan enfrentado a Colombia y no antes.